Septiembre 2020

Una de las vías para poder legalizar a un ciudadano extranjero en España es a través del matrimonio o pareja de hecho con un ciudadano español.

Una vez casados o ya inscrito como pareja de hecho, se efectúa el trámite comunitario y así el ciudadano extranjero adquiere su residencia legal en España por el término de 5 años obteniendo una Tarjeta de Residencia de familiar comunitario.

No obstante, es posible que ese matrimonio o pareja de hecho se disuelva o se extinga mediante un divorcio o anulación de la inscripción de la pareja de hecho, cuestión que si no se reúne los requisitos adecuados, el ciudadano extranjero pudiera perder su tarjeta de residencia comunitaria y quedarse de manera indocumentada en España.

Por tanto, es muy importante tener en cuenta estos requisitos para que el ciudadano extranjero ya legal en España, una vez divorciado o extinguida la pareja de hecho, no pierda su estatus legal en España.

Para mantener el NIE comunitario hay que esperar un mínimo de 3 años de matrimonio o de pareja de hecho para divorciarse o anular dicha inscripción, manteniendo su tarjeta de régimen comunitario.

Si el matrimonio o la pareja de hecho dura menos de 3 años, debe comunicar el divorcio o extinción de la pareja en el plazo de 3 meses a extranjería, para poder mantener su estatus legal como residente. Es decir, si una persona se divorcia no pierde la residencia, pero resulta de vital importancia que se modifique su tarjeta comunitaria de residencia por la de régimen general (la tarjeta de residencia y trabajo). Para ello se necesitará que la persona tenga un contrato de trabajo o que trabaje por cuenta propia.

Cómo mantener la tarjeta comunitaria

Se podrá conservar el derecho de residencia comunitaria cuando se den los siguientes requisitos:

  • Deberá estar casado o registrado como pareja de hecho al menos durante 3 años, hasta el inicio del procedimiento judicial de nulidad del matrimonio o de divorcio, o de la cancelación de la inscripción como pareja registrada, acreditando que al menos uno de los tres años residieron en España.

Si no se han cumplido tres años de casados y no se ha vivido un año en España, el ciudadano extranjero no podrá modificar su situación administrativa y tendría que solicitar el arraigo social.

  • La sentencia de separación, divorcio o nulidad puede ser de mutuo acuerdo o mediante un divorcio contencioso.

Se conservará el derecho de residencia:

-Si existen hijos menores de edad en común y al cónyuge extranjero extracomunitario le haya sido reconocido el derecho de custodia de los menores.

-Aunque no le haya sido concedida la custodia de los hijos comunes menores de edad, sí se le haya reconocido el derecho de visitas.

  • El extranjero dispondrá de 3 meses desde que se le notifique la sentencia de separación o divorcio para realizar los trámites de cambio de su tarjeta de residencia comunitaria por la tarjeta general de residencia y trabajo y poder tener así  los mismos derechos de los que disponía anteriormente.
  • Si el ciudadano extranjero lo tramita fuera del plazo de los 3 meses, deberá de solicitar la tarjeta de residencia por arraigo social o arraigo familiar.
  • Si lleva 5 años residiendo en España después de haberse divorciado se podrá solicitar la tarjeta de residencia de larga duración en el plazo de tres meses.
  • Cuando el divorcio se haya producido por haber sido víctima de malos tratos durante el matrimonio, y se pueda acreditar de manera provisional. La víctima y sus descendientes si los hubiera, obtendrían la tarjeta de residencia y trabajo de forma automática.

Validez de la tarjeta de residencia comunitaria

Sin perjuicio de la obligación de manifestar la modificación de circunstancias a la autoridad competente, se mantendrá por el foráneo la tarjeta de familiar ciudadano de la Unión que tenga concedida hasta la vigencia de la misma, siendo documentado en su renovación con una tarjeta comunitaria en la que no habrá ninguna referencia al familiar que le otorgó el derecho. Dicha tarjeta no otorgará derechos a terceros en régimen comunitario, sin embargo, sí podrá hacerlo en régimen general, previo cumplimiento de los requisitos exigibles.

En nuestro despacho podemos orientarle y asesorarle desde el momento en que tome la decisión de divorciarse o extinguir la relación con su pareja española, para que no pierda su residencia legal; además le podemos tramitar el divorcio, ya sea de mutuo acuerdo o contencioso y el cambio de Tarjeta.