Julio 2020

Muchas son las dudas de clientes que han solicitado la nacionalidad por haberse casado con su pareja española y se pretenden divorciar. La gran duda es la siguiente: si te divorcias, ¿te van a conceder la nacionalidad o, por el contrario, la denegarán?

Para empezar, hay que dejar claro que la nacionalidad española no se otorga por ser cónyuge de un español, sino por ser residente legal en España. La única ventaja de casarte con un español es que tienes que haber residido un año en este país para poder pedir la nacionalidad y no haber residido 10 años de forma continua y legal, como señala nuestro código civil.

Con lo cual, NO nos la denegarían por divorcio del cónyuge español, dado que no es el vínculo matrimonial el que da derecho a solicitar nuestra nacionalidad española, sino nuestro tiempo de residencia en territorio español.

Hay una excepción con respecto a la residencia: si realmente has obtenido la residencia por casarte con un/a español/a, dado que en este caso ésta se ha conseguido por el vínculo matrimonial, el hecho de divorciarte sí que podría conllevar la pérdida de la residencia y, por ende, de la nacionalidad, ya que no cumpliríamos el requisito de ser residente.

Es importante consultar a un abogado especializado, para poder realizar los trámites necesarios ante la oficina de extranjería y conservar nuestra residencia o bien modificarla al régimen general de extranjería. Este despacho se pone a su entera disposición para ello.